viernes, 17 de febrero de 2006

IKEA y la biodramina

Se aproxima el día "I", uno de los más vitales en la historia reciente de Murcia. El 28 de febrero abre el esperado IKEA, y el maná en forma de tableros de aglomerado lloverá sobre esta ciudad, haciendo que por fin Murcia (qué hermosa eres) sea un referente en todo el arco mediterráneo, desde Valencia a Cádiz (vengo por toda la orilla, con una estantería Magiker, clavada en la pepitilla).

En homenaje a este tremendo evento que sacudirá los cimientos de esta sacrosanta ciudad, me he currado una bonita comparativa de ¿cómo llegar a su tienda IKEA?.

Veamos el plano de cómo llegar al IKEA de Sevilla:


Fácil ¿no?. Una redonda y a comprar. Hasta yo llegaría.

San Sebastián de los Reyes:


Bueno, la cosa se complica, sobre todo si te sales por la primera salida en vez de por la segunda: redonda-puente bajo autovía-redonda-(ves la nave a la derecha, cerquita, pero no te imaginas lo que te quedan aún)-tirabuzón-redonda-redonda-redonda. Cuando dejas el coche en el aparcamiento, caso de conseguirlo, tienes toda la endolinfa esa de los dos oídos desparramada sobre la ventanilla izquierda, de tanta curva a derechas.

No se vayan todavía, aún hay más: IKEA Pola de Siero (Santander):


Esto parece más un croquis de una rotativa que el plano pa llegar a la puta nave amarilla y azul que se veía desde la autovía.

Y, por último, IKEA MURCIA:


Especial atención al nudo gordiano de la izquierda. El mismísimo Dr. Livingstone se perdería en medio de ese tremendo pollo. O tendría que sacar el GPS.

Lo dicho: no olviden sus biodraminas. Y pedir una bolsa extra cuando termines de comprar. Así el segundo vómito no lo echarás en la nuca del que conduce.

3 comentarios:

rufio datura dijo...

Lo cojonudo va a ser cuando en una de esas chicanes imposibles a 60 km/h, el mueble de comedor que has metio acoplao en el maletero apoyao en la cocina modelo "sinken" metan una hostia contra el portón del maletero, se abra, se salga a la puta calle, el que venga detrás pegue un frenazo, se le salga la estanteria "marna" por delante del coche, y os pongais a repartiros los tornillos y las tuercas, grapas y planos de montaje entre vosotros, a ver cual es de quién.

javim dijo...

jer, jer... eso si eres capaz de salir, porque en todos los planos te indican cómo llegar pero no cómo salir...

Anónimo dijo...

ummm... esto... por suerte Pola de Siero está en Asturias. Santander no necesita IKEA, todo el mundo tiene suficiente pasta como para no rebajarse a comprar ahí, aunque las tiendas cierren los sábados por la tarde. Lo digo por experiencia. No por tener mucha pasta, sino por todo lo contrario.