viernes, 12 de mayo de 2006

El embarazo al descubierto

Por mucho que a uno se lo cuenten familiares y amigos, por mucho que uno vea el documental del National Geographic, hasta que no vives un embarazo en primera persona (bueno, en tercera pero de muy cerquita), no descubres ciertos aspectos sorprendentes del proceso de gestación que no suelen estar muy difundidos. Por ejemplo, yo ignoraba que:

1.- El cordón umbilical conecta el ombligo del feto con el ombligo de la madre. Como la ósmosis no sirve sólo para vender descalcificadores, si frotas el ombligo materno con un alimento éste llega al feto. Por esta razón hay que abstenerse de untar el ombligo de la madre con Nocilla, a no ser que quieras que a la criatura se le garrapiñe el flujo sanguíneo.

2.- Los ojos del feto van cambiando su posición en la cabeza durante el embarazo. Van girando de manera independiente, describiendo cada uno una trayectoria circular alrededor del cráneo. De ahí que, en función de si se adelanta o se retrasa el parto, las distancias entre los ojos varíen considerablemente. Está demostrado que a lo largo del periodo de gestación los ojos se cruzan en su trayectoria en dos ocasiones, a los 3 meses y medio y a los 6 meses y medio aproximadamente. Si un parto se retrasara mucho tiempo, el nacido tendría aspecto ciclópeo. Menudo marrón.

3.- Se puede aprovechar la prueba de la amniocentesis para, ya que te meten una aguja en el saco amniótico, practicarle los agujeros en las orejas a la nonata (o nonato si sus padres son muy modelnos). Así podrá lucir sus pendienticos desde el primer día del alumbramiento. Eso sí, hay que solicitarlo con bastante tiempo de antelación, supongo que para que el que practica la punción no se pase ese día con su dosis diaria de carajillos.


¿A que alguno de esos puntos tampoco los conocíais vosotros? El MtnezBlog siempre enseña y entretiene.

3 comentarios:

Theodore Kord dijo...

Oye, y ya puestos, ¿no podrían ponerle los pendientes y que saliera con ellos puestos? Es que sería tan mooooono XDDDDD

javim dijo...

Pues es cierto, pero deben ser pendientes cortos. Porque los largos, sobre todo los tipo "lámpara de araña", pueden complicar el proceso del parto.

Otra posibilidad es que le efectúen un tatuaje al feto, pero eso ya no lo cubre la Seguridad Social.

Víctor Eme dijo...

Si el parto es para primavera la zagala puede salir ya con las "arracás" de huertana puestas...