martes, 25 de abril de 2006

Juventud sin mácula

De nuevo el megahit musical del verano proviene de la publicidad. Si hace unos años la ONCE nos hizo cantar como gilipollas aquello de “quetengoquetengoquetengodetó”, me veo venir un mes de agosto con todo quisqui cantando la chorrada esta de “Amo a Laura, pero esperaré hasta el matrimonio”. Y es que la MTV ha ido un paso más allá en la línea de campaña cómplice con el target juvenil que caracteriza hoy por hoy a las marcas que se dirigen a este público creando una web, una asociación ficticia (Nuevo Renacer) y todo un movimiento de estética cursi-opusiana contrario a la MTV. Como medio de transmisión ha utilizado lo que en publicidad se llama ahora marketing viral, es decir: la creación de una pieza, generalmente audiovisual, atractiva y gamberra que la gente comienza a reenviarse como la pólvora vía e-mail... y sin coste para el anunciante.
Mi pregunta es: ¿cuando Buenafuente empezó hace una semana a dar caña con la cancioncita fue espontáneamente o formaba parte de la contratación de medios de la campaña? Yo apuesto por lo último.

Un último apunte: me llama la atención mi compañero Curro, que también es mi asesor en todo lo que a pop y cultura subterránea se refiere, sobre el parecido evidente entre la estética e incluso la música del grupo Happiness, supuestos cantantes de Amo a Laura, y La Casa Azul de Guille Milkyway.


5 comentarios:

javim dijo...

Creo que El Koala con el "Opá, voy a hasé u corrá" se va a merendar a este producto de fria mercadotecnia. Para los que aún no os hayan reventado el servidor de correo con el puñetero video, id al youtube de los huevos y poned "El Koala". Rock rústico de lomo ancho.

Víctor Eme dijo...

Por cierto, que el "grupo" La Casa Azul, de Guille Milkyway, se llama así por una canción de PARADE... el grupo del Jesús Galvañ

Víctor Eme dijo...

Creo que en Buenafuente están haciendo un concurso para la canción del verano entre "Amo a Laura" y la del Koala. El Koala es como el último eslabón de la cadena Inhumanos - No me pises que llevo chanclas - Mojinos Escocíos, ¿no? Seguro que en unos meses lo odiaremos tanto como "ar Zevilla"...

javim dijo...

Entre La Casa Azul y La Habitación Roja se podían montar un proyecto conjunto. La Mansión Blaugrana.

javim dijo...

Y yo nunca podré odiar a nadie más que al Sevilla.