sábado, 14 de enero de 2006

Kang Kung

Cuando estrenaron el King Kong del Peter Jackson me dije… ¡Hum, bonita ocasión para rescatar un subproducto propio aprovechando la coyuntura! Si lo hacen las cadenas de televisión ¿por qué no lo puedo hacer yo?… Así que os voy a poner un par de paginicas que tienen ya sus años, y no me voy a contentar con ponerlas así, fríamente, sino que además las voy a adornar con un buen rollo. Los siguientes párrafos son una batallita del abuelo Cebolleta, así que son totalmente prescindibles.

Te ha podido la curiosidad del lector de blogs… Vamos allá. El concurso Murcia Joven de cómic era una cita anual inexcusable para los dibujantes de tebeos no profesionales de estos lares, e incluso de otros más lejanos. Yo me presenté en infinidad de veces, hasta que se me pasó el arroz, consiguiendo en la mayoría de ellas que me seleccionaran, pero sólo una vez que diesen un premio de los gordos. A mitad de mi meteórica carrera en el concurso y durante un par de años presenté, como segundas obras que acompañaban a las orientadas a luchar por los premios, historietas que podríamos denominar de "desbarre". Solían ser de escasa extensión, y en ellas usaba formatos extraños o elementos difícilmente reproducibles en los catálogos. Detrás de lo que podía parecer un intento de explorar caminos plásticos poco frecuentes en la ejecución de una historieta se escondían, simplemente, unas tremendas ganas de tocar las pelotas.

El primer "desbarre" fue una historieta que incluía una viñeta con relieve, en tres dimensiones, a base de pegar capas sucesivas de papel. Al siguiente año hice la historieta Kang Kung, razón por la que estoy soltando este ladrillo, cuyo factor "tocapelotero" era que estaba dibujada sobre papel de aluminio. Le birlé a mi madre el rollo de Albal, forré dos cartulinas con él y dibuje, entinté y coloreé con guache una historia de perogrullo, basada en la estrofa de una canción de Extremoduro que aparece en la última viñeta: "Guerra en todas partes, y yo sólo pienso en tocarte". Ni qué decir tiene que en la exposición las historietas "desbarre" daban el cante, pero en los catálogos quedaban horribles. La de papel Albal, evidentemente, salió hecha una mierda. El pobre que le tocara escanearla pensaría que menudo gilipollas debía ser el imbécil que se le había ocurrido semejante memez.

Al año siguiente tenía pensado presentar un tebeo dibujado en papel de lija, pero al final no lo hice. Creo que ahora ponen una frase en las bases que obliga a que las historietas sean "reproducibles".

Bueno, os dejo con las páginas, hoy visibles gracias al impagable mundo de la fotografía digital.


Kang Kung 1 Kang Kung 2

1 comentario:

Víctor Eme dijo...

La textura de papel de aluminio es impresionante... te deberían haber dado un accésit a la "interpretación más salvaje del concepto técnica mixta"...