jueves, 22 de abril de 2010

Google, meñiques y MD5

Mi confianza en Google es ciega. Me refiero al buscador, no a la empresa.

El verano pasado me reventé el dedo meñique contra la pata de una mesa de forja. Yo de pequeño decía "miñique", tal vez porque con "i" suena a más pequeño. Al día siguiente del accidente doméstico llegué cojeando al trabajo, con el dedo como un buñuelo encarnizado. Mis compañeros me preguntaron que por qué no iba al médico y les contesté que Google decía que en las roturas/fisuras de meñique no había na que hacer. No volvieron a preguntar. Google me ha agradecido con creces ese sacrificio carnal, indexándome muy alto las páginas que hago. Incluso me manda de vez en cuando cupones regalo de AdSense. A cambio yo tendré un dedo torcido de por vida, algo que resulta incómodo cuando me pongo chanclas o sandalias y el dedo se me escapa de la suela. Los otros cuatro ahí, junticos y bien pegados gracias a sus pelotillas intersticiales y el meñique a su bola, en plan divergente. Es como tener los ojos de Trueba, pero en dedos.

Google es el oráculo definitivo. Y ayer me dio una nueva muestra de su poder.

Resulta que buscando cosas sobre la seguridad del algoritmo MD5, muy usado para "encriptar" claves antes de almacenarlas, he encontrado cienes de programas que las descifran a base de "fuerza bruta", probando todas las permutaciones posibles hasta dar con la clave, unas cuantas bases de datos online que guardan ingentes cantidades de pares ya descifrados y... una técnica de hacker avanzado: buscar el código en Google.

Por ejemplo, buscamos "D2F79E6A931CD5B5ACD5F3489DECE82A", y Google nos dice así, sin tapujos, que la clave que lo genera es "jarl".

Moraleja: hay que hacer caso de las normas básicas para crear contraseñas seguras. Y hay que llevar cuidao con las patas de forja cuando andas descalzo.

3 comentarios:

Víctor Eme dijo...

Google es probablemente lo más parecido al monolito de 2001...

Manuel Martínez dijo...

¿Lléndosete la pelota?

Víctor Eme dijo...

jajaja. Y yo que creía estar haciendo una definición superprecisa...