martes, 24 de julio de 2007

SENTENCIA

El autor de chistes ha de tener una mente fundamentalmente sanguinaria, no respetar vacas sagradas y ser capaz de pensar con el peor gusto posible.